Ámate incondicionalmente

Hay personas que entienden que el amor es algo que está dirigido hacia el exterior, hacia otras personas o hacia bienes materiales que nos satisfacen pero la realidad es que todo nace en uno mismo y el amor debería comenzar en ese punto. Aprender a aceptar las virtudes y las debilidades es un paso más en el camino hacia la aceptación de uno mismo, algo absolutamente necesario para poder amarnos. Vernos como somos, de forma objetiva, aprender a valorarnos es tan necesario como respirar.

La conciencia sobre uno mismo, sobre las palabras y adjetivos que utilizamos para describirnos o hablar de nosotros mismos es algo que tampoco debemos de dejar pasar. Intenta escucharte cuando hablas de ti mismo; a veces la negatividad se escapa y es bueno que comiences a eliminar esa manera de mirarte, en un principio puede que te cueste porque las creencias que hemos desarrollado a lo largo de la vida pueden limitarte más de lo que imaginas pero, como todo, puede cambiarse.

Hay que diferenciar entre el egoísmo y el amarse a sí mismo. El egoísmo es cuando deseas que todo lo bueno sea para ti, mientras que el amarte a ti mismo es saber qué es lo que necesitas desde el respeto a los demás como a ti mismo, sin poner a nadie por encima de ti pero sin sentirte superior a nadie. Es encontrar el equilibrio, la salud emocional.

A veces, puede pasar que la autoestima se tambalea cuando algo importante no nos sale como esperábamos, pero no debería ser así. Tú no vales en función de lo que tienes, si no en función de lo que eres. Así que piensa en algo que te salió muy bien y te hizo sentir fantásticamente, y traslada esa sensación a tus pensamientos actuales cuando te plantees tu nueva meta, ¡tú puedes!

Lo importante es tomarte un momento para examinar dentro de tu corazón y preguntarte qué es lo que te hace feliz, una vez ya tengas esa respuesta, lo que debes hacer es poner a trabajar tus ganas de salir adelante, de permitir el cambio. La esperanza es hija del amor. El amor todo lo puede, todo lo cree, todo lo espera. La esperanza te ayuda a creer, a esperar.

La autoconfianza nos hace sentir capaz de realizar con éxito todo lo que nos propongamos o de lo contrario si las cosas no salen como esperábamos sabremos buscar la mejor alternativa al inconveniente y no dejarse llevar por pensamientos negativos de derrota, podremos desenvolvernos con normalidad ante los demás sin miedo al rechazo y así nos sentiremos libre de dar nuestras opiniones.

La inseguridad así como la baja autoestima puede superarse, solo dependerá de ti para que dejes atrás esas creencias negativas, de que no puedes lograr lo que te propones, que no vale la pena esforzarse si todo seguirá igual, que el mundo está contra ti y todo lo demás. No pierdas tiempo y regálate ahora la oportunidad de realizar el cambio que necesitas para sentirte bien cómo eres, de emprender nuevos retos, de sentirte seguro y con autoconfianza.

A fin de cuentas, cuando uno se ha aceptado, no teme reconocerse tal cual es. Esto nos da una gran fortaleza para enfrentarnos al mundo. La vida ya no nos asusta, porque sabemos mantener el equilibrio emocional y perseguir nuestras metas con la clara convicción de lo que deseamos realmente para nuestra vida.

Si deseas descubrir más sobre el amor, realiza una consulta con nuestro equipo de expertos aquí en Maestros del Destino tenemos el mejor grupo de personas seleccionados por Alfonso León para guiarte en tu camino. Haz click aquí.

Dejanos un comentario



Victoria Eugenia Bolivar

2 meses atrás

Excelente lectura. Ojalá entendieramos el significado del amor

Jéssica

1 mes atrás

Yo pienso que es así porque es algo verdadero: ámate y respétate, llena tu ser con amor (a tí mismo, a todas las personas que conociste a lo largo de tu vida,a la naturaleza en sí, a las pequeñas-grandes cosas que lograste realizar, etc) y bondad, nada te desanimará, ni te dañará, ni te enfermará, porque te sentirás amado, fuerte y protegido. Saludos a todos!